domingo, 18 de diciembre de 2011

A través de la noche y los mares...

Corazón en la luz
insostenible en forma...
 soy tu sombra
Tu no me quemarás...

He admirado las cicatrices del pasado...
 
Maltrechos escritos dedicados a la decadencia de una diminuta alma desubicada, retazos de una búsqueda indeterminada y cansada...

Mi voluntad sedienta estuvo cerca de hundirse en las profundidades de la ilusión, enmascarando la falacia inherente al humano...

Está noche perece la muerte en las venas de mi tintero...
Desaparece la soledad en las heridas de mi mente...

Ha despertado un destello pueril de entre los escombros al final de la guerra personal, la esperanza resurge de la podredumbre...

Un numen distinto se ha posado en mi pecho,  han germinado las semillas de la espera, y los primeros rayos de luz penetran mis sentidos…

Existo en la realidad, no pertenezco al mundo de los sueños, era hora de liberar, encontrar la existencia perdida…

Las cadenas que ataban mis tobillos a las profundidades del limbo se quebrantan lentamente…

Estas son escuetas palabras de sentimiento, mas no de pensamiento…
Ha perecido la muerte, en las venas de mi tintero…

Demos la bienvenida a la aurora que deslumbra mis cicatrices más profundas y adormiladas…

Es hora de sanar la subjetividad de mi mente…

Bienvenidos a la intimidad del mundo real…

Corazón en espíritu...
Intentar una nueva vida
usado y apartado 

Corazón de Piedra...